La cuestión que divide Europa

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Alemania y Francia representan dos visiones completamente opuestas de la cuestión nuclear en el Viejo Continente

    Central nuclear de Civaux, en el oeste de Francia. FOTO:  Parlamento Europeo

    Las catástrofes de Chernóbil, en 1986, y Fukushima, veinticinco años después, no han bastado para disuadir a muchos países de utilizar la energía nuclear para generar electricidad. Según el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), dependiente de la ONU, en noviembre del año pasado había 64 reactores nucleares en construcción en todo el mundo. Los 444 actualmente en operación en 30 países producen el 16% de la electricidad mundial.

    Quince de los veintiocho miembros de la Unión Europea tienen centrales nucleares. Bruselas no ha marcado nunca una política única al respecto, por lo que la situación varía mucho de país a país: desde el entusiasmo francés hasta la decisión alemana de abandonar la energía nuclear para siempre. 

    Alemania. El 30 mayo de 2011,...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario