La falta de crédito bancario está secando a las pymes