La historia de C. P. y sus 30.000 euros