La polémica migratoria puede arrastrar al Reino Unido fuera de la UE