Los encargos vienen de París ... o no vienen