Los países pobres, asfixiados