Los platos rotos de una secesión