Más pobres, más desiguales

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Retroceso: España deja atrás la crisis con una herencia envenenada: el creciente alejamiento entre rentas altas y bajas.

    Las desigualdades de renta entre españoles amenazan con perpetuarse. FOTO: ANDREA BOSCH

    Impulsada por un crecimiento económico sin apenas sobresaltos y la incorporación de la mujer al trabajo, la clase media española  se  extendió con rapidez desde la incorporación a la Unión Europea, en 1986, hasta  los primeros años del siglo XXI. Sin llegar a convertirse en un país igualitario, sobre todo si se compara con los del centro y el norte del continente, España incrementaba la renta media de sus hogares y comenzaba a acariciar el nivel de vida de sus vecinos europeos más prósperos.  

    La crisis ha frenado en seco la tendencia. El aumento del paro, la caída de los salarios y la precariedad laboral han hecho mella en las economías de las familias y han vuelto a agrandar tanto las diferencias de renta entre españoles como la distancia que...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario