Menos empleados para más centros