Separaciones en un mundo global