TTIP, la soberanía secuestrada

  • El poder de la revista está en TUS manos. Súmate a este proyecto cooperativo.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • 1 Julio, 2016

    Libre cambio: El proyecto de la UE y EE UU amenaza el poder de los órganos democráticos
    a cambio de un beneficio casi nulo.

    Obama y Merkel en la feria industrial de Hannover, en 2016. FOTO: U.S. Department of Commerce 

    ¿Hasta dónde se puede promover la lógica del libre comercio? Los acuerdos comerciales, que durante mucho tiempo estuvieron focalizados en la reducción de las tarifas aduaneras y en la eliminación de las restricciones cuantitativas a los intercambios de mercancías, han tendido desde la década de los noventa a ampliar el ámbito al que se ampliaba la liberalización. Los intercambios de servicios, la protección de las inversiones extranjeras y la propiedad intelectual también se han visto afectados por ella. Y el proyecto de asociación transatlántico de comercio e inversión (el TTIP por sus siglas en inglés) que negocian la Unión Europea (UE) y Estados Unidos desde el año 2013 se inscribe en esta lógica.

    Un primer capítulo de este proyecto...

    Este artículo sólo es posible con tu colaboración.
    Haz una donación

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario