TTIP, la soberanía secuestrada

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • 1 Julio, 2016

    Libre cambio: El proyecto de la UE y EE UU amenaza el poder de los órganos democráticos
    a cambio de un beneficio casi nulo.

    Obama y Merkel en la feria industrial de Hannover, en 2016. FOTO: U.S. Department of Commerce 

    ¿Hasta dónde se puede promover la lógica del libre comercio? Los acuerdos comerciales, que durante mucho tiempo estuvieron focalizados en la reducción de las tarifas aduaneras y en la eliminación de las restricciones cuantitativas a los intercambios de mercancías, han tendido desde la década de los noventa a ampliar el ámbito al que se ampliaba la liberalización. Los intercambios de servicios, la protección de las inversiones extranjeras y la propiedad intelectual también se han visto afectados por ella. Y el proyecto de asociación transatlántico de comercio e inversión (el TTIP por sus siglas en inglés) que negocian la Unión Europea (UE) y Estados Unidos desde el año 2013 se inscribe en esta lógica.

    Un primer capítulo de este proyecto...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario