Un matón al servicio del IBEX