Un pedazo de tarta cada vez más pequeño