Una crisis agravada por la deuda