Elecciones EE. UU. // A la deriva

  • El poder de la revista está en TUS manos. Súmate a este proyecto cooperativo.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Las encuestas muestran que los estadounidenses se disponen a echar a su presidente de la Casa Blanca. Solo una remontada histórica podría evitarlo.

    A Donald Trump le gustaba presumir de que en sus mítines jamás quedaba un asiento vacío. Todo cambió el 20 de junio en Tulsa (Oklahoma), donde sus partidarios apenas llenaron un tercio del aforo del pabellón deportivo escogido para lanzar su campaña a la reelección. Quedó claro que la decisión de organizar un evento multitudinario en un espacio cerrado y en un Estado en el que los contagios de coronavirus crecían con fuerza fue un tremendo error. La imagen de Trump regresando a la Casa Blanca cabizbajo, con la corbata desanudada y aire de derrota circuló rápidamente por las redes sociales para regocijo de sus detractores. 

    El pinchazo de Tulsa puede marcar el principio del fin de la presidencia del excéntrico multimillonario neoyorquino, que hace cuatro años sorprendió al mundo derrotando por estrecho margen a...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario