“En la economía solidaria se es más feliz” // Joan Lluís Jornet

  • Entrevista

    Joan Lluís Jornet

    Cofundador del Col·lectiu Ronda

    El abogado laboralista ha dedicado su vida a defender los derechos de los trabajadores.

    “En la economía solidaria se es más feliz”

     

    Joan Lluís Jornet es un abogado laboralista, hoy ya jubilado, cofundador del Col·lectiu Ronda. El despacho pasó de ser un reducto de anticapitalistas en los años setenta a convertirse en un bufete de renombre, que ayudó a plantar la semilla de la economía social y solidaria española. El abogado ha llevado muchos casos de empresas en quiebra recuperadas, durante más de treinta años. 
    En esta entrevista, sentado a una mesa de la cooperativa Café del Mar de Mataró (Barcelona), en un edificio antiguo frente al mar (robado por el franquismo y recuperado para la ciudadanía por el movimiento de economía solidaria local), se deja llevar por el recuerdo, y habla de su experiencia.

    FOTO: MARIANA VILNITZKY

    ¿Cómo fueron los comienzos del Col·lectiu Ronda?

    Ya había una generación de abogados laboralistas; y una sociedad que se estaba despertando contra el franquismo. En ese contexto, el Col·lectiu nació con una conciencia clara: ser un despacho al servicio de la clase trabajadora. El capitalismo pone a los abogados a perpetuar la explotación y la dominación a través de la ley. Nosotros nos colocamos en el punto opuesto; estar al servicio de los explotados para defendernos de la ley que nos oprime. Esto, y la toma de decisiones por asamblea, fueron asuntos muy claros desde el principio. En cuanto hubo cierto número de personal administrativo, a principios de los años setenta, ya se establecieron una asamblea de secretarias, una de abogados, y un comité de enlace.

    Mientras crecíamos hubo mucha discusión sobre si debíamos hacernos grandes. La intención era crecer desde fuera. La gente pasaba por el despacho y a los tres años tenían que crear el suyo propio para, después, crear una estructura que nos juntara. Eso no acabó de funcionar, porque el Col·lectiu ya era demasiado grande. Había 20 personas, y dos o tres fuera. Así que la realidad se impuso.

    ¿Siempre fueron cooperativa?

    Las cooperativas de abogados estaban prohibidas. Era un despacho colectivo, una fórmula que el colegio de abogados aceptaba. Había bastantes, y estaban, en su mayoría, vinculados a movimientos políticos o sindicales, y nosotros, a un movimiento asambleario, anticapitalista. En esa época éramos anticooperativistas. Creíamos que era una forma de explotación por parte del capital, que los trabajadores se autoexplotaban. Pero pasaron dos cosas. Por un lado, determinados colectivos de lucha muy fuertes, con quienes nos hicimos muy amigos, terminaron en cooperativa; como con la gente de las empresas en quiebra recuperadas por los trabajadores, Mol Matric, Bruguera, Gramagraf (véase la entrevista a Salvador Bolancé). A ellos quisimos hasta expulsarlos como clientes, porque a partir de entonces serían empresarios, cooperativistas o no.

    ¡Eran muy duros!

    Cada vez que lo pienso, no me lo creo. Teníamos esa visión donde hay una línea que divide a los buenos y los malos. Los buenos, los trabajadores; los malos, los empresarios. Por otro lado, nuestra propia estructura era un drama. Si uno tenía que firmar la seguridad social de los otros, se quejaba: “Que firme cada año uno diferente”. Otro se quejaba porque era el titular de la cuenta bancaria del Col·lectiu… impropio de un despacho de abogados. Nos dimos cuenta de que la forma jurídica que se acomodaba a nuestra forma de trabajar era una cooperativa. Ya había una asamblea, ya  había un equipo técnico (el consejo rector). Estuvimos un año discutiendo los estatutos. Lo hicimos aunque estaba prohibido para abogados. Era 1979 y nadie se atrevió a decirnos nada. 

    ¿Cómo pasó a ser un despacho reconocido en toda España?

    Pasaron dos cosas. Una tiene que ver con los valores del cooperativismo, entre los cuales está la colaboración y la complementariedad. Ahí donde yo fallo, hay otro que es excelente. Allí donde mi compañero falla yo tengo una virtud. Eso se vivió con mucha intensidad y de manera muy natural, y da un resultado profesional excelente. Ahora que estoy jubilado puedo decir que todos éramos, con algunas excepciones, abogados medianos tirando a malos. Te vas perfeccionando y vas dando un servicio mejor. Lo segundo eran las relaciones con otros. Habíamos estado en la coordinadora de abogados laboralistas del Estado y en la de Barcelona. No existía la competencia, sino la colaboración contra un enemigo común, el franquismo. Eso, la democracia y la libertad sindical lo trincharon. 

    Hay un tercer tema que para mí es fundamental: la amistad. Sin buscarlo, e inicialmente de una manera inconsciente, fuimos cultivando un amor entre nosotros. Ahora justo he encontrado un libro que se llama El error de Descartes, escrito por el neurocientífico Antonio Damasio. Dice que el famoso “pienso, luego existo” no es verdad. Sería “siento, luego pienso, luego existo”. Nosotros, sin buscarlo, lo fuimos profundizando. De ahí vino la idea de Can Fulló, la obra social del Col·lectiu. Can Fulló proviene del 10% de los beneficios que la cooperativa está obligada a aportar a la obra social. Ibamos guardando el dinero. Con una parte del dinero compramos una masía. Aquello fue un espacio de convivencia, de fiesta, de asamblea, de los consejos rectores, que eran muy tensos.

    ¿Gritaban, se peleaban mucho? 

    Sí, porque como sabías que la amistad lo iba a aguantar, si estabas convencido de la idea, la defendías hasta el final. El hecho de que las reuniones fueran en Can Fulló hizo que se suavizaran. Mi madre decía que era porque las hacíamos debajo de un tilo precioso. Esto no sólo sirvió para el Col·lectiu, sino para terceros. La gente del Hospital de Mataró una vez por mes iba a reunirse allí. Y ahora sigue habiendo fiestas, gente reuniéndose. Deben tener una cierta conexión con la transformación social, desde una perspectiva amplia: puede ser la música, el arte, la poesía. Somos humanos, las relaciones y la amistad son trascendentales, incluso en lo profesional.

    ¿Quién es?

    Joan Lluís Jornet es un soñador, pero es lo contrario de un defensor de causas perdidas. De hecho, muchas de sus causas las ganó. Es ejemplo de que se puede. Relacionado con los movimientos cristianos de base, y acérrimo defensor de los trabajadores, ganaba juicios en la corte, los perdía en casa. A los trece  años su hijo le dijo: “Papá, cuando sea mayor quiero ser empresario”, y sintió como si le clavaran un sable en el pecho. Hoy, como jubilado, se divierte como voluntario en el movimiento de economía social y solidaria; y recibe lecciones de economía social...  de su hijo. FOTO: MARIANA VILNITZKY

     

    ¿Recuerda los casos más importantes?

    Hubo tres o cuatro casos muy emblemáticos: la lucha de los portuarios fue durísima, con mucho enfrentamiento, intervención de la guardia civil, etc. Dio pie a una organización portuaria muy potente que después se extendió por todo el país… y al final acabó en el mundo, con una asociación internacional de trabajadores portuarios sin mafias y muy importante. Luego las luchas de las empresas tomadas por sus trabajadores, Mol Matric, Gramagraf... Hubo una muy significativa, la de la editorial Bruguera. Fue importante por su duración y por la estupidez de la otra parte…

    ¿Podría ampliarlo?

    Bruguera era una empresa de 2.000 trabajadores. De golpe, hicieron un expediente de regulación y despidieron a todos. 800 capitalizaron el desempleo para comprar la empresa. Ya gobernaban los socialistas y les apoyaron. El Banco de Crédito Industrial avaló la operación, y dirigía la empresa. Fueron 2.000 millones de pesetas (unos 12 millones de euros) para la nueva empresa. Pero desaparecieron en nueve meses. Los economistas del Col·lectiu llevaban un control. Nunca hemos sabido cómo ocurrió. 

    Un fracaso total.

    Sí. Nosotros lo único que llevábamos era el control, no la gestión. Entonces dijeron que todo el mundo tenía que ir al paro. Era agosto de 1986. 80 trabajadores dijeron que ni hablar, y se encadenaron. La lucha y los enfrentamientos llevaban unos cuatro años. La empresa no quiso más líos, y aceptó que estos 80 no entraran en el expediente. Eso abrió la puerta para ir a la Magistratura a discutir con el juez si aquello era un despido o no. Y si era un despido, ¿quién era el responsable?, ¿la empresa Bruguera, ya insolvente, o el Banco de Crédito Industrial, que había metido mano hasta un punto en que los trabajadores no podían decidir nada?

    Era un magistrado de derechas y siempre pensé que el juicio se perdería. Pero lo intentamos, para que quedara registrado. ¡Oh sorpresa! El magistrado condenó al banco, que estaba dirigido por un ex militante de Bandera Roja. No pudo soportar que un juez le dijera que había despedido a 80 trabajadores. 

    ¿Qué hizo?

    Recurrir al Tribunal Supremo. Tuvo que pagar los salarios de tramitación durante cuatro años. Cada mes el banco tuvo que aportar el equivalente a 54.000 euros. Nosotros repartíamos, pero guardábamos un pequeño fondo, que era el importe de la seguridad social y el IRPF (que no se pagaba). El señor del banco nos lo entregaba y aquello se hizo una montaña muy grande. De ello se hicieron tres montañitas… Una para crear Coop57, otra para luchas de quienes habían sido solidarios con Bruguera.. y otra, que todavía queda algo, para proyectos de cooperación con América Latina.

    ¿Qué ha pasado en todos estos años con los derechos de los trabajadores? 

    Hubo un declive y una laminación de derechos desde principios de los años ochenta, cuando se publicó el Estatuto de los Trabajadores. Excepto en cuestiones de seguridad y de género, en todo lo demás han ido retrocediendo, hasta llegar a 2012. Pese a que las normativas y directivas europeas hablan de flexiseguridad, en la práctica es flexitodo y seguridad, ninguna.

    “Estamos al servicio de los explotados, para defendernos de la ley que nos oprime”

    “Las relaciones y la amistad son trascendentales, incluso en lo profesional”

     

    Uno de los puntos más nefastos es el de los salarios de tramitación. Hasta esta reforma, cuando un trabajador era despedido, si ganaba el juicio, tenía derecho a recibir el salario acumulado durante el tiempo que pasaba entre el despido y la tramitación del juicio. Si el despido es injusto e improcedente, está bien que así sea. Pues eso lo suprimieron. Si a esto le unes que además de bajar las indemnizaciones, la gente prácticamente no tiene antigüedad, despedir con un año, dos o tres, es baratísimo. 

    Solamente ese pellizco de los salarios de tramitación daba una fuerza brutal. He llegado a cobrar el equivalente a dos años de trabajo para un empleado que había estado tres meses en una empresa. ¿Por qué? Porque perdimos el juicio, recurrimos al Tribunal Supremo, el tribunal nos dio la razón dos años después, y le tuvieron que pagar los dos años. Cuando pasaban sesenta días era el Estado el que pagaba, con lo cual las empresas pagaban sólo sesenta días, y los magistrados apretaban mucho para no pagar los sesenta días hábiles. Había una situación de cierto equilibrio. El hecho de haberlo quitado facilita terriblemente el despido y mina los derechos. 

    El otro gran tema es la posibilidad que hay ahora de degradar las condiciones de trabajo a través de los convenios de empresa. Todo esto se tiene que sumar al hecho de que cada día hay menos trabajo… Y en el futuro habrá menos.

    ¿Cómo se imagina que será?

    Han rodado un documental que se llama In the same boat (‘En el mismo barco’), con los economistas del decrecimiento y Zygmunt Bauman. La tesis es que los trabajos desaparecen, los ordenadores lo hacen todo. No se irán de vacaciones, nunca cogerán la baja ni harán huelga. Hay que afrontar esa nueva realidad y prepararse. Es uno de los mayores retos que tiene la economía… y la economía social y solidaria en específico. Si no, acabaremos todos medio locos. Ahora resulta que todos tenemos que ser emprendedores… Ahora, que no hay nada que emprender. Debemos encontrar fórmulas de repartir el poco trabajo que haya, y la mucha riqueza.

    Usted está muy involucrado en el movimiento de economía social y solidaria. Pero no deja de ser un reducto. ¿Por qué?

    La economía solidaria no es dinero. Es una forma de entender la vida con unos valores, para que la manera de producir sirva para ahorrar, financiar… No es solamente una cuestión de sumas y restas, hay unos valores que nos determinan. 

    Se supone que es mejor para la gente, ¿por qué no se apropia de ello?  

    Todo está en contra, es lo que mamas desde pequeño. Entre abogados hace dos días estaban prohibidas las cooperativas. Ahora son aceptadas, pero es relativamente nuevo. Hay un sistema implantado. Y por supuesto, culturalmente lo tenemos todo en contra. 

    El otro día escuché a Victoria Camps que decía que el amor y la amistad hacen innecesaria la justicia. Es muy bonito. Creo que con este otro tipo de economía, en la economía solidaria, uno llega a unos grados de felicidad mucho mayores. Es un absurdo que acumulen riqueza y pongan el planeta en peligro. Ni siquiera son felices. 

    ¿Y en la economía colaborativa?

    Creo que hay unas líneas rojas que se deben respetar. Básicamente son tres: de quién es la empresa, cómo se gobierna, y quién se apropia de los beneficios. Si estas tres respuestas son de la antigua economía, estamos dentro de la economía capitalista, y no sirve de nada que un cliente pague menos que en un taxi o en un hotel. Airbnb, Uber y éstas se hallan en la economía capitalista. 

    Si en cambio Airbnb fuera una cooperativa, gobernada por un consejo rector, con beneficios que se quedan en la propia cooperativa, esto estaría dentro de la economía social y solidaria. Lo otro no. Está muy bien que lo hagan ecológico y esas cosas, pero no tiene que ver con la economía social y solidaria.

    ¿Ve futuro a las monedas sociales? 

    Tiene que haber una masa crítica. Debería tener tres patas. Crecimiento desde abajo, apoyo de la Administración y una entidad especializada de crédito que lo administre. En Toulouse, en Bristol, en Nantes, donde se han hecho experiencias, han sido con cooperativas como Crédit Cooperative. 

    Si quieres recuperar tus euros porque te vas a otro lado, los cambias ahí y te dan el dinero.

    En un rincón de Mataró Jornet es un habitual del Café del Mar, gestionado por la cooperativa L’Ariet, de Mataró. El edificio, recuperado de la usurpacion franquista, es hoy un centro para la creación de cooperativas. FOTO: M. V.

    El Ayuntamiento de Santa Coloma [de Gramenet] hizo un estudio que dice que el 99% de los nueve millones de euros mensuales que pasaban por el Ayuntamiento se iban de la ciudad. 

    Tener una moneda que haga que el 70% u 80% del dinero se quede ahí puede ayudar a la economía local.

     

    DEMOCRACIA

    “Los que trabajan deciden”

    ¿Cómo crece una cooperativa sin perder la democracia?

    En 2003, habiendo crecido mucho,  refundamos el Col·lectiu Ronda. Nos ayudó Alfonso Vázquez, de la cooperativa vasca Hobest. Este hombre decía que quienes hacen planes quinquenales son mentirosos y tontos, porque no se puede saber cómo será el mundo dentro de cinco años. Nosotros trabajábamos con planes quinquenales. Habíamos nombrado a un equipo de consejo rector. Y buscábamos un consejero exterior para desarrollar el plan. 

    Hicimos venir a Vázquez para que nos dijera en la cara que éramos tontos. Y lo éramos. Hay que dotar a la empresa de estructuras propias ágiles, realistas y que permitan conservar la democracia en la cooperativa.

    ¿En qué consiste el sistema?

    Se trata de una estructura muy distinta. Respetando la asamblea como máximo consejo rector, se diluye el poder y pasa a los grupos de trabajo. Los que trabajan deciden qué compran, cuánto compran, cuántas agendas, cuántos teléfonos móviles… y si contratan o no a una persona. Si tienen necesidades… A fin de año cada grupo rinde cuentas a la asamblea, que en principio no tiene por qué oponerse. Recuerdo haber estado en el consejo rector y decidir que a una persona le subían el 10% porque había progresado, pero yo mismo no tenía ni idea. 
    Algo importante es que ahí es donde se deciden los incrementos salariales, aunque haya una base que se debe mantener, que es la relación 1 a 2,5, que en el despacho es la diferencia salarial entre una secretaria y un abogado. Pero cada grupo, en lo pequeño,  es el que realmente sabe cómo va cada persona.

     

    GÉNERO

    “En la profesión hay ya más mujeres que hombres”

    Me habla de abogados y secretarias. ¿Cómo se llevó el asunto de género en el Col·lectiu?

    (Se ríe, un poco avergonzado.) Pienso que en nuestra generación era uno de los puntos que mejorar. Mi hijo me dice: “Sois una generación de privilegiados, porque las mujeres mucho blablabla, pero a la hora de la verdad quien plancha y limpia es mamá, y tú no haces nada”. Pienso que un poco sí nos pasó esto. Pero ha habido cambios. Hoy, en la profesión ya la mayoría son mujeres. En el Col·lectiu hay más mujeres abogadas que hombres. Vas a Magistratura y suele ser muy habitual que quienes están en la mesa, la jueza, la secretaria, la abogada de la empresa y la abogada del trabajador sean todas mujeres. Antes apenas había, tal vez, una.

    Pero sigue habiendo gente que no lo acepta...

    El otro día un amigo me contó que fue a Magistratura y el magistrado le dijo: “Está muy bien que tu mujer sea pediatra. Está con niños... eso sí. Pero, ¿tú has visto cómo está la cosa? ¡Están entrando aquí, ¡al raciocinio!”. Mi amigo se quedó de piedra, y pensó: no nos vamos a entender, ni en los juicios ni en las sentencias… Sí, lamentablemente todavía pasa.

    Este artículo sólo es posible con tu colaboración.
    Haz una donación

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario