Francia: asilo y vergüenza