Francia: La política del tijeretazo