¿Hay que bajarse del avión?

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • 7 Julio, 2019

    El transporte aéreo está en pleno auge, pero también lo están los problemas medioambientales que provoca. Reducir su impacto ecológico es posible,

    Cierre los ojos e imagine la curva que traza un avión cuando despega. Ahora vuelva a abrir los ojos y dibuje esa curva en una hoja de papel... Acaba de trazar la evolución del tráfico aéreo de los últimos 40 años y su enorme incremento. Pero como en cualquier plan de vuelo, si queremos aterrizar en un planeta todavía vivo es conveniente no sobrepasar cierta altitud, e incluso toca volver a descender. ¿Es aún posible? Algo se mueve. En Suecia existe ya una palabra, flygskam, que designa la vergüenza de tomar un avión debido a los perjuicios ecológicos que provoca. Sí, hay gente que siente vergüenza, y hay gente que simplemente pide que la aviación pague los mismos impuestos que el resto de medios de transporte. Que se grave el queroseno. Este es el estado de la cuestión:

    1.- Crecimiento exponencial, pero no para...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario