Italia, peligro para la zona euro