La enfermedad deja secuelas inesperadas