La frágil mejoría de la economía italiana

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Marzo 2018

    Riqueza: El crecimiento del país transalpino despega gracias, fundamentalmente, a las exportaciones. Pero se sigue tratando de una dinámica precaria.

    Centro logístico de  Würth en Capena (Italia). FOTO: UE

    La economía italiana va mejor, todo el mundo está de acuerdo. Gracias a la generosidad del Banco Central Europeo (BCE), a la debilidad del euro a partir de 2014, a la relajación de las restricciones presupuestarias y a un medio internacional más prometedor, la economía se recupera. Aunque modestamente: tras un aumento del 1,6% en 2017, el crecimiento alcanzará previsiblemente un 1,5% en 2018, frente al 2,1% de la zona euro, según la OCDE y la Comisión Europea.  Pese a su modestia, tras una década perdida, el cambio es perceptible.

    Estimulada por el dividendo petrolero (una bajada, en euros, del combustible en las gasolineras), las reducciones de impuestos y una mejoría del empleo, la renta disponible de los hogares dejó, por fin, de bajar en 2014, para...

    Los artículos que componen el dossier son:

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario

    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.