La fruta, por las nubes