La guerra, un negocio privatizado