Javier Martín

  • Publicaciones del autor

    El presidente turco trata de recuperar el liderazgo del islam y devolver a su país el esplendor de la época otomana con un pulso a la Unión Europea, EE UU e Israel.

    Cada vez más gobiernos y grupos armados recurren a mercenarios para derrotar a sus enemigos. Libia se ha convertido en epicentro de una actividad que mueve un billón de euros al año.

    Retroceso: Las revueltas en Oriente Próximo y el Magreb no ofrecen alternativas a las dictaduras ni soluciones a las demandas de libertad y justicia.

    Inestabilidad: La caída del presidente Bouteflika desata una lucha entre clanes que amenaza la seguridad en el Mediterráneo y complica la crisis migratoria.

    Caos: Ausente el Estado, el país norteafricano está dominado por milicias enfrentadas entre sí y mafias dedicadas al contrabando de crudo, armas y personas.

    Agitación: Siete años después del estallido de la Primavera Árabe, la austeridad económica y la falta de avances sociales reavivan las protestas populares.

    El descenso de los precios del crudo obliga al Gobierno a adoptar reformas para reducir la dependencia de las exportaciones.

    Financiación: Los yihadistas se benefician de las redes de contrabando creadas hace 20 años por Sadam Husein.

    Negocio: El contrabando de petróleo, los secuestros y los impuestos a la actividad económica sostienen a la organización yihadista.