“La Iglesia tiene demasiado poder” // Natalia Gherardi