La izquierda ya no teme subir impuestos