La revolución tranquila // Un mensaje para la izquierda