La única competencia de verdad está en China