La variable que aún falta en la ecuación // Portugal: Guimarães, Huella ecológica