Las gafas del miedo ante la amenaza invisible