Abuelo, ¿cómo habéis consentido esto? // La responsabilidad de una generación