Ciudades que priorizan la salud

  • El poder de la revista está en TUS manos. Súmate a este proyecto cooperativo.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Por (Director fundador y editorialista de Alternativas Económicas)
    Diciembre 2022

    Puedes leer todavía 2 artículos gratis este mes.

    Diseñar ciudades activas que estimulen el ejercicio físico es clave para mejorar las condiciones de vida de la ciudadanía.
     
    Hacia la ciudad activa
    José Antonio Blasco, Carlos F. Lahoz y Carlos Martínez-Arrarás
    Dykinson, 2022
    265 páginas
    24,70 €
    La concentración de la población en las ciudades está provocando serios problemas de salud. La estructura de muchas urbes dificulta  la práctica del ejercicio por parte de sus habitantes, lo que genera desafíos sanitarios, como el sobrepeso, y medioambientales por la contaminación del aire. 
    Diseñar ciudades priorizando la salud de sus habitantes y la sostenibilidad medioambiental es la motivación principal de los arquitectos urbanistas José Antonio Blasco, Carlos F. Lahoz y Carlos Martínez-Arrarás. Esta preocupación les ha llevado a escribir un libro de una utilidad extraordinaria que incluye valiosas propuestas basadas en el análisis de experiencias en 16 ciudades como Nueva York, Londres, Madrid, San Francisco, París y Barcelona.
    El propósito de los autores, con una prestigiosa trayectoria profesional, es presentar su idea de cómo conseguir la ciudad activa. Definen esta nueva ciudad como la que “decide dar prioridad real a la salud en todas sus actuaciones, creando oportunidades en los entornos construidos y sociales para que la ciudadanía pueda ser físicamente activa en su vida cotidiana”. Se busca, sobre todo, “evitar que la urbanización sea causa para la inactividad física”.
    La obra aporta datos relevantes sobre la relación entre la inactividad física y enfermedades como la diabetes, la hipertensión y la depresión. Hay datos clamorosos. En el caso de España, apuntan los autores, “el 13,4% de todas las muertes son atribuibles a la inactividad física, lo que supone más de 52.000 muertes al año”, una cifra equivalente a las muertes por la covid-19 durante el primer año de la pandemia. Y recuerdan, con datos de la Encuesta Nacional de Salud de 2017, que el 35% de la población entre 15 y 69 años no alcanza el nivel de actividad física saludable recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

    Objetivo. Los promotores de la ciudad activa buscan, sobre todo, "evitar que la urbanización sea causa para la inactividad física"

     
    El libro destaca la transformación de Nueva York como una de las primera ciudades que empezó a evolucionar hacia la ciudad activa. Subraya la labor histórica de arquitectos y reformadores que ayudaron a vencer enfermedades como el cólera y la tuberculosis con la creación de nuevos espacios libres. Hoy Nueva York es una ciudad en constante innovación que ha desarrollado los pocket parks (parques de bolsillo) y 590 POPS (espacios públicos de propiedad privada), que, a cambio de su cesión de uso a la ciudad, compensa a sus dueños con exenciones fiscales.
    Otro de los ejemplos analizados es el de las supermanzanas de Barcelona, que agrupan nueve de las manzanas actuales. Se trata de una nueva estructura con calles vecinales sin ruido, con una velocidad limitada a 10 km por hora y que libera espacio para movimientos a pie y en bicicleta. 
    En definitiva, estamos ante un valioso libro para todos los que quieran aprender de los saludables logros alcanzados en ciudades tan distintas como Hamburgo, Vancouver y Seúl. 
     
     
     
    Este artículo sólo es posible con tu colaboración.
    Haz una donación
    Otros artículos de este número: