Código Mariano // El ninguneo más absurdo