Cuatro vientos en contra // Los riesgos de perder el tren