El código del capital // Los abogados no se votan