El crispavirus. Crónica de la conspiración // La conspiración permanente