El final del desconcierto // Pegamento para un contrato social hecho añicos