Entre crac y crac, alguna lección