La defensa insobornable de los más débiles