Los jueces van a la UE para defender a los consumidores