España, destino Tercer Mundo // Los peores augurios que uno pueda imaginar