Utopía para realistas // Lo más efectivo, repartir dinero en efectivo