Vidas dañadas // La fragilidad del porvenir