Los datos hablan por sí mismos