Los desahucios, en manos del Supremo