Los gastos esenciales suben más