Los retos de la nueva era imperial

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Reformas: El príncipe heredero Naruhito se convertirá este mayo en emperador del país asiático, convertido en una potencia con una población envejecida y necesitado de profundos cambios estructurales para dinamizar su economía.

    El emperador Akihito y la emperatriz Michiko en un acto de bienvenida; detrás, el príncipe Naruhito. FOTO: William Ng

    Japón ha preparado hasta el último detalle el cambio de era imperial. El 30 de abril los japoneses irán a dormir tras haber asistido a la abdicación de su emperador Akihito, de 85 años de edad —un hecho inusual desde hace 200 años— y  despertarán con las celebraciones del ascenso al trono del Crisantemo del príncipe heredero Naruhito, de 59. La era de Heisei, que comenzó en 1989, cuando Akihito llegó al trono, dará paso a otra nueva, cuyo nombre aguardan con expectación todos los organismos gubernamentales y empresas, para actualizar sus sistemas informáticos y documentos oficiales. Este auténtico año cero para...

    Los artículos que componen el dossier son:

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario

    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.