Más paro, sí, pero sin conclusiones tajantes