May, Macron y Sánchez